Cuando te duele el estómago de tanto reirte con tus mejores amigos, es cuando te das cuenta que la vida no es tan mala si están ellos a nuestro lado.

Cuando te duele el estómago de tanto reirte con tus mejores amigos, es cuando te das cuenta que la vida no es tan mala si están ellos a nuestro lado.

Cuando te duele el estómago de tanto reirte con tus mejores amigos, es cuando te das cuenta que la vida no es tan mala si están ellos a nuestro lado.